• Español
  • English

CLÁSICA DE SAN SEBASTIÁN

El plan se repite; Alejandro Valverde vuelve a Euskadi. Apenas unos días después de concluir el Tour de Francia, el campeón del mundo se mide de nuevo a gran parte de los grandes nombres de la reciente carrera francesa en la Clásica de San Sebastián, prueba que se acerca a su cuarta década y que ya se ha convertido en la prueba ciclista de un día más importante de todas las que se disputan en territorio nacional.

Un recorrido atractivo, con ligeras modificaciones respecto al año pasado. Jaizkibel, cuya cima se encuentra a casi 100 kilómetros del final, y las subidas a Erlaitz, Mendizorrotz y Murgil deberían decidir el desenlace de una carrera tan incierta como repleta de grandes nombres, como dos de los grandes protagonistas del último Tour: Egan Bernal y Julian Alaphilippe.

Movistar Team partirá como uno de los bloques importantes en Donostia, ya que además de Valverde tomará parte el vitoriano Mikel Landa. Junto a sus dos líderes, el conjunto español dispondrá de un potente grupo con Andrei Amador y Carlos Verona, que repiten del Tour, y tres jóvenes valores como Héctor Carretero, Jorge Arcas y Antonio Pedrero.

Valverde ya sabe lo que es ganar la Klasika en dos ocasiones (2008 y 2014), la última alcanzando en solitario el Boulevard de la capital donostiarra, compartiendo podio con Bauke Mollema y Joaquim Rodríguez.